sábado, 17 de mayo de 2008

EL ENGAÑO DEL DIABLO CON DON MISERIA


Tania Mirledt Navidad Bazán 1 “C”

Había una vez un herrero muy pobre que se llamaba Don Miseria. Un día el señor Don Miseria estaba harto porque no tenía dinero, cuando de pronto dijo:
- “Yo haría todo lo posible para tener dinero”.

Después de un rato apareció el Diablo donde le dijo:
- “Yo te doy dinero a cambio de tu alma, pero dentro de un año, volveré para llevarte al infierno”.

A pocas semanas, un viejito apareció en casa del herrero. El herrero le dio hospedaje. Luego de varios días, el viejo decidió irse, y le dijo al herrero:
-¿Con qué puedo pagarle el favor?
- No es nada –Contestó el herrero.
- Bueno, te daré 3 dones: el primero es, el que se siente en esta silla no se levantará hasta que tú lo ordenes; el segundo es, el que entre a esa bolsa tampoco podrá salir sin tu permiso; y el tercero es, el que suba a este árbol de nogal, no bajará hasta que te dé la gana.
El viejito se fue despidiéndose.

Cuando se cumplió el plazo, el Diablo regresó a llevarlo; el herrerote dijo: “Espera en esta silla”.
Después de un rato, el herrero le dijo: “¡Vamos!”, pero el Diablo no se podía parar y quería irse. Entonces le dijo al herrero que le perdonaría toda la vida.
Cuando murió el herrero nadie lo quiso recibir (ni el cielo ni el infierno), entonces se quedó en la tierra vagando. Por eso dicen que la miseria nunca se acaba.